¿El aislamiento marca la diferencia?